6 nov. 2011

- La hipoteca energética

El Presupuesto (PEM) de un edificio sostenible tiende a aumentar entre un 1%-3% cuando se mejoran las condiciones de eficiencia energética.
En un edificio normal, el gasto energético anual, corresponde aproximadamente un 1% de su PEM. Con esta condición, en 3 años en (el caso más desfavorable) se es capaz de compensar el gasto inicial.
En un edificio normal, habría que seguir pagando ese 1% anual, en un edificio sostenible se mantendría una cuota mucho más baja. Así pues, la hipoteca de un edificio sostenible llegaría a terminarse, mientras que en un edificio cotidiano se mantendría en concepto de “gasto energético” anual durante toda su vida útil.
Ejemplo cuantitativo:
-          Edificio no sostenible: 120.000 €
-          Edificio sostenible: 123.600 €

-          Gasto energético en 10 años en un edificio no sostenible:  12.000 €
-          Gasto energético en 10 años de un edificio sostenible:  6.000 €
Así pues, un edificio no sostenible, en 10 años habría pagado unos 132.000 € y mantendría una “hipoteca energética” de 600 € al año, y teniendo así pues que suplir los gastos mínimos que se cuantificarían a  parte.
En un edificio sostenible, en 10 años, habría pagado unos 129.000 €, y no mantendría ningúna “hipoteca energética” quedando libre de gastos más que los mínimos cuantificados en ambos casos a parte.

AL FINAL, RESULTA MÁS RENTABLE AL COSTO DE VIDA ÚTIL*.
(*) Vida útil:  Es la duración estimada que un objeto puede tener cumpliendo con la función por la cual ha sido creado.
La energía más barata es la que no se utiliza.

No hay comentarios: