23 feb. 2011

- Cementerio de Belerda

Un cementerio caótico, localizado en un enclave especial.

Así vimos en el estudio el conjunto. Desde la propia y famosa Cueva del Agua en Tiscar, se puede apreciar en una de sus lomas, un conjunto amurallado localizado en un enclave de ensueño. Y... ¿qué encontramos una vez allí?

El descanso de nuestros antepasados.

Así pues, creímos que el lugar que estaba siempre ligado a esas connotaciones fúnebres y tristes, podría entenderse también como un espacio tranquilo, de paseo, de reflexión, donde poder recordar, poder pasear, y llegar incluso a encontrarse bien, el tiempo que se está acompañando a sus difuntos.

Así pues, como primera estrategia de proyecto, el estudio reforzó el muro perimetral de mampostería, visible desde todos los ángulos de la comarca, y que daba el único orden que encontramos en el lugar. Con micropilotes y un zuncho perimetral, y tras una limpieza y reposición del material perdido, la fortificación quedaría otros cientos de años más en pie, reguardando éste sancro espacio.

Después, con un material novedoso, ecológico y reciclable, como son las maderas-plástico recicladas, pavimentamos unos recorridos internos con una seriación que marcaba el paso, un conjunto de 3 bandas, que... separadas equidistantemente según la pendiente, y variando el ancho de huella y tabica, podrían recorrer de manera cómoda y tranquila, el conjunto interior. La tonalidad de las maderas era variante, así, un espacio tan fúnebre, en ésta localización, se ve enbellecido por su conjunto, no sólo espacial, poseyendo una de las mejores vistas de la comarca, si no interiormente, con un recorrido ameno y sosegado.

Algunas imágenes de las direcciónes de obra:

No hay comentarios: